+34 961 66 95 09     I     info@mueblesromero.es

Blog

10/07/2020

​Las sillas apilables

Cuando hablamos de sillas apilables tenemos que hablar de espacio, porque al fin y al cabo de eso se trata, de aprovechar los metros cuadrados de nuestro local o terraza al máximo, tanto si hay más personas de las habituales como si algún día por casualidad hay menos. Además, con ellas podemos crear un ambiente más acogedor cuando se trata de bares más grandes así como crear el estilo que según a nosotros nos convenga.

Es cierto que en cualquier local todos los días pueden haber diferentes acontecimientos, desde la celebración de un cumpleaños, pasando por una reunión o cena de empresa hasta poder dar un concierto en directo. Las situaciones son cambiantes y tenemos que adaptarnos a ellas, por ello utilizar sillas apilables en nuestro negocio puede ser una buena idea para poder cumplir con todos esos actos o eventos que nuestros clientes quieren celebrar en nuestro establecimiento.

Las sillas apilables se ajustan a las necesidades de tu local por eso es una buena idea pensar en esta posibilidad a la hora de amueblar.

Por otra parte, este tipo de sillas no son como las conocíamos, puesto que ahora las hay de diferentes estilos pudiendo encajar en cualquier bar más moderno, sin necesidad de renunciar al diseño, la comodidad y el espacio del que disponemos.

¿Por qué utilizar sillas apilables en hostelería?

Si te estás planteando amueblar tu local y no estás seguro a la hora de elegir qué tipo de silla te conviene más para aprovechar el espacio, aquí intentaremos resolverte algunas dudas. Te contamos cuáles son las ventajas de utilizar sillas apilables en hostelería:

- Espacio. Nos sirven tanto para cuando hay más gente de lo normal en nuestro local como cuando hay menos, porque siempre se pueden recoger o por el contrario, siempre podemos poner más. Además, se pueden cambiar rápidamente de sitio, por ejemplo cuando nuestros clientes quieren juntar dos mesas, creando así espacios diferentes en un momento.

- Peso. Su peso es menor por eso podemos, además de moverlas con facilidad y adaptarnos a las necesidades del local en un abrir y cerrar de ojos, recogerlas tanto en terrazas como en el interior del establecimiento al final de la jornada. Su ligereza facilitará no solo el transporte y la movilidad, sino también el trabajo de todo el personal.

- Sitio para guardarlas. Al ser apilables el sitio para guardarlas deja de ser un problema porque son de fácil almacenaje, pudiendo recogerlas, utilizarlas todas dependiendo de las necesidades en ese momento, o guardar algunas en nuestro almacén si así lo creemos conveniente.

- Dentro y fuera. Siempre habrá que preguntar al fabricante porque existen modelos que solo son para interior o para exterior. Pero en el caso de que sirvan para ambos casos contaríamos con otra de las ventajas de estas sillas, y es que algunas de ellas son polivalentes, es decir, que podemos aprovechar sus utilidades tanto en exteriores como en interiores, beneficiándonos del espacio de nuestro local. Si por algún motivo a nuestros clientes les apetece más estar fuera siempre podemos transportar las sillas del interior al exterior.

- Estilos. Existen muchos estilos y diseños diferentes por lo que podemos jugar con ellos, desde más modernos o contemporáneos hasta más clásicos o vintage, sin renunciar por ello a un mobiliario confortable.

- Materiales. Materiales hay muchos pero si lo que queremos es aprovechar el espacio siempre podemos escoger entre aquellos materiales que sirvan tanto para exteriores como para interiores, y aprovecharnos así de todas las ventajas que esto supone.

- Colores. Al igual que pasa con los materiales hoy en día tenemos una amplia gama de colores donde elegir el que más nos guste, dentro del estilo de silla por el que nos hayamos decantado, teniendo siempre la posibilidad de que nuestra elección vaya acompañada o en sintonía con el ambiente y el diseño de nuestro establecimiento. Además, si en nuestro local contamos también con terraza podemos jugar con colores un poco más atrevidos sin renunciar a nuestro estilo y al diseño que prevalece.